Dom

"ESTÁIS EN UNA ENCRUCIJADA. DECIDID SI QUERÉIS SEGUIR SIENDO AFICIONADOS... O SI SUBÍS AL SIGUIENTE NIVEL"

Nombre:

Dominic “Dom” Toretto

Biografía:

“Nunca abandonamos a nuestra familia”, le dice Dom a su equipo antes de lanzarse a una nueva y trepidante misión en Fast & Furious Crossroads.

Por mucho que se compliquen las cosas, Dom nunca se da por vencido ni abandona a nadie. Empezando por la trágica muerte de su padre y una larga estancia en prisión, pasando por sus días de gloria en las carreras callejeras ilegales hasta el auge de los asaltos de cien millones de dólares, Dom ha aprendido a salir adelante siempre. Sus principios se lo exigen, y su familia depende de él.

Incluso ahora, Dom solo consigue escapar de sus demonios cuando conduce a toda velocidad coches modificados. «Durante esos 10 segundos o menos, me siento libre», le dijo a su hermano Brian O’Conner frente a la oscura carrocería de su Dodge Charger R/T de 1970 con sus «900 caballos de potencia de puro muscle car de Detroit». En el antiguo coche de su padre, Dom es capaz de recorrer un cuarto de milla en menos de 10 segundos.

Tras sobrevivir a la amenaza de la ciberterrorista Cipher, Dom, Letty y su equipo celebraron el regreso sano y salvo del hijo de Dom a Manhattan. Poco después, el cabeza de familia recibió una visita de Don Nadie, quien le mostró un archivo de alto secreto relacionado con el cabecilla de un sindicato del crimen internacional: un genio criminal que lleva décadas eludiendo a la justicia. La misión de Dom es ir tras este magnate del crimen antes de que las cosas se tuerzan.

Ahora que la mano derecha de Tej, Vienna, y su mejor amigue Cam se han adentrado en terreno peligroso en España y se han visto envueltos en la última tarea de Don Nadie, sus vidas dependen de Dom y Letty, quienes deberán echarles una mano. Para Dom, la familia de su hermano forma también parte del equipo.

Charger R/T

Año:

1970

Color:

Negro

Clase:

Potencia

Clase:

ECD, explosivo adherente

Cuarto de milla:

~9s

Este Dodge Charger R/T negro de 1970 con un motor V8 Chrysler HEMI® de inyección de combustible electrónica y un compresor Roots 9-71 perteneció al padre de Dom. Ahora, es una pieza central en su vida.

Al igual que el propio Dom, el Dodge Charger se ha convertido en una leyenda a pesar de todos los motivos por los que no debería haberlo hecho. En el pasado, los participantes de las carreras callejeras de Los Ángeles conducían principalmente coches japoneses tuneados de estilo Bosozoku, y jamás se les habría ocurrido ponerse al volante de muscle cars americanos. Desde el Mitsubishi Eclipse RS y el Toyota Supra rescatado de Brian hasta el Nissan 240SX de Letty y el Acura Integra Type R de Mia, todos eran coches de importación japonesa.

Pero al igual que Dom, que se crio en un barrio de trabajadores en el centro de Los Ángeles, este Dodge Charger R/T tan oscuro como la noche siempre tuvo algo especial.

Así se lo explicó Dom a Brian enfrente del garaje Toretto, mientras observaban el brillante acero americano HEMI® del Dodge Charger. Quién iba a imaginar que ese sería el comienzo de una amistad que quedaría sellada para siempre en el momento en que Dom, al volante de un Dodge Charger R/T del 68, y Brian, en un Toyota Supra del 94, tomaran caminos separados, 15 años después de que el Dodge Charger y el Toyota Supra se enfrentaran en esa épica carrera de un cuarto de milla que acabó con el Dodge Charger reducido a una montaña de escombros.

Ocho años más tarde, Letty reconstruyó el maltrecho Dodge Charger de Dom y volvió a reunir a todos. El Dodge Charger, al igual que Dom, es el corazón de acero de esta familia.

One-Fifty
“Gasser”

Año:

1957

Color:

Azul cobalto metálico

Clase:

Terreno

Clase:

Arpón

Cuarto de milla:

~11s

El Chevrolet «One-Fifty» es una postal de Estados Unidos fechada en 1957. Con una forma diseñada por Fisher, el parabrisas «panorámico», las aletas Chevy de dos tonos y el motor de bloque pequeño OHV V8 283 «Super Turbo-Fire», de 283 CV, lo que tenemos aquí es nada menos que el viejo «estilo Chevy», la América de cromo y tecnicolor de los primeros anuncios en color de la marca.

Chevy tenía el Corvette y el Bel Air para sus clientes más acomodados, pero si eras un obrero que quería poner algo de lujo en su vida, el Chevy «One-Fifty» te esperaba en el concesionario, junto al vendedor de traje de pana marrón.

Sus raíces trabajadoras convirtieron hace mucho al «One-Fifty» en una pieza emblemática del paisaje americano, y como Chevy fabricó unas 700 000 unidades, son más que habituales entre los aficionados a las modificaciones.

Para Dom, el Chevy «One-Fifty» es un coche genérico, simple y sin complicaciones, con piezas del Bel Air, eje rígido para mejorar la conducción y un motor supertuneado con seis carburadores Holley de dos cilindros capaz de superar los 500 caballos de músculo de Detroit.

Con él, Don es capaz de alcanzar el cuarto de milla en unos once segundos, con una velocidad punta de unos 192 km/h. Todo un emblema americano. ¿Te recuerda a alguien?

GTX

Año:

1971

Color:

Negro

Clase:

Potencia

Clase:

Ruedas de pinchos

Cuarto de milla:

~9 s

«Este siempre ha sido mi estilo de carrocería favorito», declaró Dennis McCarthy, coordinador oficial de coches de la franquicia Fast & Furious, a Autoblog.com. «Este coche en negro, con neumáticos traseros de 41 cm y la figura más baja posible, se convierte en una presencia oscura y ominosa. Es ideal para Dom».

Chrysler Corporation produjo el Plymouth GTX solo durante cinco años, entre 1967 y 1971, y el «muscle car para caballeros» se ofrecía con un motor «440» V8 de 7,2 litros (también conocido como «Super Commando», capaz de generar 375 CV), o con el devorador de asfalto HEMI® V8, capaz de superar los 420 CV. Unos números impresionantes, pero no tanto como sus resultados: de 0 a 96 km/h en 4,8 segundos… ¡en 1971!

Debido a la crisis del petróleo y a la época, solo se vendieron unos miles de Plymouth GTX en 1971, y eso lo hace tan poco habitual como épico.

El Plymouth GTX de Dom en Fast & Furious Crossroads lleva el mismo HEMI® V8 legendario, pero modificado para lograr aún más potencia americana. ¿Cuánta más? Nadie lo sabe, pero la última vez que lo vimos fue huyendo por las calles de Manhattan, mientras lo atacaba el equipo con arpones para intentar retenerlo.

«¡Esa cosa debe de tener 2000 caballos», decía Hobbs al darse cuenta de que era imposible contener el Plymouth GTX.

«¡Prueba con 3000!», sugirió Tej.

«Prueba con cinco», dijo Shaw con los neumáticos de su coche en llamas mientras todos intentaban sin éxito retener el Plymouth GTX momentos antes de que se desatase el caos.

Auténtico músculo americano que te está esperando en Fast & Furious Crossroads.